Jesús sana a un hombre ciego en Betsaida



Jesús mezcló saliva con tierra y se la puso a un hombre ciego en los ojos. También le impuso las manos. Él hombre se sanó y pudo ver.

22 Vino luego a Betsaida; y le trajeron un ciego, y le rogaron que le tocase.
23 Entonces, tomando la mano del ciego, le sacó fuera de la aldea; y escupiendo en sus ojos, le puso las manos encima, y le preguntó si veía algo.
24 El, mirando, dijo: Veo los hombres como árboles, pero los veo que andan.
25 Luego le puso otra vez las manos sobre los ojos, y le hizo que mirase; y fue restablecido, y vio de lejos y claramente a todos.
26 Y lo envió a su casa, diciendo: No entres en la aldea, ni lo digas a nadie en la aldea.
(Marcos 8:22-26)
Algunos milagros son graduales. Por eso es necesario que sigamos confiando. No te rindas, Dios no ha terminado contigo.
HOY recibe tu sanidad en el nombre de Jesús. Amén.

Up Next:

Segunda multiplicación de los panes y los peces

Segunda multiplicación de los panes y los peces