En este Año Nuevo, nuestro Padre Celestial nos da la oportunidad de comenzar de nuevo. Las frustraciones, miedos, inseguridades, malas experiencias y errores cometidos, ya quedaron atrás. Como decimos en nuestra amada lengua: “Borrón y Cuenta Nueva”.
Esto no tiene nada que ver con el cambio de año, más con la continua misericordia que Dios nos ha extendido.

No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad. Is 43:18,19