No pidas disculpas por estar #BENDECIDO… Resiste la tentación de buscar que otros celebren tu estado. Celebra tu lo que Dios te ha dado, aunque lo tengas que celebrar solo(a). —JA Pérez