|

Jesús sana a Bartimeo de su ceguera

| Reflexiones, Uncategorized

46 Entonces vinieron a Jericó; y al salir de Jericó él y sus discípulos y una gran multitud, Bartimeo el ciego, hijo de Timeo, estaba sentado junto al camino mendigando.
47 Y oyendo que era Jesús nazareno, comenzó a dar voces y a decir: !!Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí!
48 Y muchos le reprendían para que callase, pero él clamaba mucho más: !!Hijo de David, ten misericordia de mí!
49 Entonces Jesús, deteniéndose, mandó llamarle; y llamaron al ciego, diciéndole: Ten confianza; levántate, te llama.
50 El entonces, arrojando su capa, se levantó y vino a Jesús.
51 Respondiendo Jesús, le dijo: ¿Qué quieres que te haga? Y el ciego le dijo: Maestro, que recobre la vista.
52 Y Jesús le dijo: Vete, tu fe te ha salvado. Y en seguida recobró la vista, y seguía a Jesús en el camino. Marcos 10:46-52

(Mateo 20:29-34, Lucas 18:35-43) 


Cuando Jesús y sus discípulos fueron a Jericó, un mendígo ciego llamó a Jesús. Jesús le dijo “tu fe te ha sanado” y él pudo ver.

HOY, si tienes Fe, todo es posible. En Cristo Jesús. Amén.

 
Ver todos los escritos

 

JA Pérez
JA PérezSoy esposo de una mujer sabia, y padre de tres hermosos tesoros. Amo escribir y viajo el continente sirviendo gente en labores humanitarias y festivales que traen esperanza a sus vidas (vea en qué estoy trabajando en este momento). Invierto bastante tiempo observando los retos que enfrentan individuos y familias en nuestra América, y en respuesta he escrito varios libros y sostengo seminarios donde expongo principios e ideas prácticas para solucionar estos retos. Leer más.

Únase a nuestros 376206 amigos en facebook.

Más:

  • Visite nuestra página de libros para ver todas nuestras publicaciones así como material de entrenamiento y conferencias.
  • Para reportes de festivales pasados, así como proyectos presentes de carácter misionero y humanitario, visite las páginas oficiales de la Asociación JA Pérez en castellano o en ingles.

Lea todos los beneficios del Club Embajadores.

Suscríbase a mi carta periódica y reciba reflexiones, pensamientos y artículos, además de libros y material gratis para edificar su vida espiritual.
 

Mi correo electrónico es...

 


No spam. Se puede borrar cuando guste.