Jesús sana a muchas personas en Genesaret 
(Mateo 14:34-36; Marcos 6:53-56) 
Luego de caminar sobre el agua, Jesús y sus discípulos anclaron la barca en la playa de Genesaret. Los residentes fueron a Jesús, y le rogaron que les dejara tocar el borde de su manto. Se sanaron con este acto.
Cuando le conocieron los hombres de aquel lugar, enviaron noticia por toda aquella tierra alrededor, y trajeron a él todos los enfermos; y le rogaban que les dejase tocar solamente el borde de su manto; y todos los que lo tocaron, quedaron sanos. Mt 14:35-36

Trae a tus enfermos a él. Muestrales a Jesús y deja que toque su manto (guíelos avenir a él). El Señor puede sanarles sus cuerpos, pero por encima de eso, puede sanar sus almas y darles vida eterna.

Gracias Dios por permitirnos tocar tu manto (llegar a ti). En Jesús. Amén.