Entonces volvieron a llamar al hombre que había sido ciego, y le dijeron: Da gloria a Dios; nosotros sabemos que ese hombre es pecador. Entonces él respondió y dijo: Si es pecador, no lo sé; una cosa sé, que habiendo yo sido ciego, ahora veo Jn 9:24-25

Nada como un corazón agradecido. Siempre habrá quien cuestione el poder de Dios, sin embargo, alguien que ha sido tocado por Jesús no escucha esa critica, pues tiene evidencias de lo que Cristo ha hecho en su vida.

HOY estamos agradecidos por lo que Dios ha hecho en nosotros. En Jesús. Amén.