Jesús Sana a un niño poseído por un demonio 
(Mateo 17:14-20, Marcos 9:17-29, Lucas 9:37-43)

Los evangelios de Mateo, Marcos y Lucas describen que Jesús sanó milagrosamente a un niño que estaba poseído por un demonio.

Jesús utilizó esta acción como una enseñanza de fe: Después los discípulos hablaron con Jesús aparte, y le preguntaron: “¿Por qué nosotros no pudimos expulsarlo?” Jesús les dijo: “Porque ustedes tienen muy poca fe. De cierto les digo, que si tuvieran fe como un grano de mostaza, le dirían a este monte: ‘Quítate de allí y vete a otro lugar’, y el monte les obedecería. ¡Nada sería imposible para ustedes!”

Gracias Señor. Para ti no hay nada imposible.