Jesús sana la oreja cortada 
(Lucas 22:45-54) 
La noche en que Jesús fue entregado por Judas, uno de sus seguidores cortó la oreja de uno de los hombres que había venido a llevarse a Jesús. Jesús les dijo a sus discípulos que no lucharan y luego, antes de entregarse, sanó la oreja del hombre.

50 Y uno de ellos hirió a un siervo del sumo sacerdote, y le cortó la oreja derecha.
51 Entonces respondiendo Jesús, dijo: Basta ya; dejad. Y tocando su oreja, le sanó. Lc:22:50-51

Jesús sana aun a aquel que viene a apresarlo para llevarlo a la muerte. ¿Crees que lo hará por ti?

Hoy damos gracias por el carácter sanados de nuestro Dios. En Cristo Jesús. Amén.