“… llorad con los que lloran. Romanos 12:15”

Al igual que la biblia nos dice que nos gocemos con los que se gozan (tema del día de ayer), también nos dice que “lloremos con los que lloran”.

Cuando alguien está pasando un tragedia, un dolor, o algún tipo de tristeza… NO es nuestro lugar darle lecciones de Fe. Tu no estas en su posición y por eso te es muy facil decir cosas como: “Debes tener Fe”, “Debes ser fuerte” y mucho menos que te pongas de ejemplo diciendo cosas como: “Cuando yo pasé eso, le hice así o asa”…

Ese no es el momento de dar lecciones o predicar…

Tu sermón NO funciona en el día del llanto.

Lo mejor que puedes hacer es estar ahí… Permite que esa persona llore.

Poner tu hombro para que alguien se recueste a llorar puede ser de más ayuda que cualquier palabra.

Seamos prudentes con el dolor de otros… Aprendamos a llorar con los que lloran.