“Entonces le respondió Pedro, y dijo: Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas. Mt 14:28”

Cuantas veces has orado y le has dicho a Dios, “si eres tu, mándame (a MI) una señal” o “Señor, si eres tu haz que YO…”  y sí, él lo hace pues somos niños espirituales que continuamente necesitamos re-afirmación… y pensamos en NOSOTROS mismos primero, sin embargo, ya que crecemos, no ponemos el YO por medio.

Ese Pedro es el Pedro impulsivo, el centro de toda conversación, el que siempre abre la boca y llama la atención de todos…

Los niños quieren milagros rápido… los maduros ha desarrollado paciencia.

Mire lo que dice el Pedro Maduro años después:

“Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese, 1 Pedro 4:12”