Moldear el Alma (Romanos 12:2): El cuerpo generalmente toma la forma según se le ejercite.

El trotar moldea de una manera, entrenamiento con pesas de otra. Lo mismo es la verdad para el alma. Se ajustará a la forma en que la ejercitemos (o no).