Mientras que Juan dice él mismo ser “al cual Jesús amaba” (Juan 13:23); Mateo, la única vez que habla de sí mismo es para llamarse “publicano”(Mateo 10:3). Lo cual lo convierte posiblemente en el más humilde de los 12 (según el comentario de Mathew Henry).

No hables muy fuerte de ti mismo.

“Alábete el extraño, y no tu propia boca; El ajeno, y no los labios tuyos. Proverbios 27:2”