Jesús no tiene nada que hacer por aquellos que insisten en que están bien. Él exige algo grande: que admitimos que no somos grandes. Esta es una mala noticia para los arrogantes, pero son palabras de miel a los que han renunciado a la falsa autosuficiencia y están dependiendo de Dios.

“Los que están sanos no tienen necesidad de médico, sino los que están enfermos. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores ” (Marcos 02:17).