“Y dijo a otro: Sígueme. El le dijo: Señor, déjame que primero vaya y entierre a mi padre. Jesús le dijo: Deja que los muertos entierren a sus muertos; y tú ve, y anuncia el reino de Dios.  Lucas 9:59,60”

A veces somos invitados a servir (y es un privilegio cuando alguien nos da la oportunidad de servir a Cristo, aun en cosas que parezcan pequeñas), y ponemos excusas para no servir a Jesús porque en nuestra lista de prioridades las cosas temporales toman la preeminencia.

En realidad son muertos. Cualquier labor terrenal que se ponga antes que Cristo, es una obra muerta.

Las cosas que tienen que ver con el servicio a Dios son obras vivas. Tienen vida y trascienden más allá de lo temporal.

Si Cristo (por medio de tu Pastor o Líder) te dice sígueme, y recibes la oportunidad de servirle, dile: Sí, heme aquí Señor. No pongas excusas y pon a Jesús arriba en tu lista de prioridades. Aprovecha cada oportunidad y no pongas excusas. El espera que tu le sigas sin condiciones y esto trae mucha bendición.