“Vino a él un leproso, rogándole; e hincada la rodilla, le dijo: Si quieres, puedes limpiarme. Y Jesús, teniendo misericordia de él, extendió la mano y le tocó, y le dijo: Quiero, sé limpio. Marcos 1:40,41”

¿Será la voluntad de Dios limpiarnos?
Claro que sí.

La Biblia dice que es su voluntad limpiarnos.

Hay personas que dicen: “Dios no quiere nada conmigo, ya yo he pecado mucho, él no me puede limpiar mi lepra.
El te quiere limpiar. El leproso vino y dijo: “Si quieres, puedes limpiarme”.

Jesucristo dijo: “Quiero, se limpio”.

¿Estás enfermo? ¿La misma pregunta? la misma respuesta

Señor, si quieres me puedes sanar. Quiero, se sano.

No importa cuál sea tu problema, pecado o enfermedad. El quiere ayudarte y lo hace por misericordia.