“Así se quedó Jacob solo; y luchó con él un varón hasta que rayaba el alba. Génesis 32:24”

En la sala de operaciones (en el quirófano) no se aceptan visitas.

Así, cuando Dios está haciendo una operación mayor en tu vida, debes pasarla solo… esto es: “solo con Dios”.