David no se convirtió en un degollador de gigantes en el día de la batalla. Esto había sucedido tiempo antes, cuando pasaba grandes cantidades de tiempo “solo con Dios” mientras cuidaba las ovejas de su padre.

“Dijo Saúl a David: No podrás tú ir contra aquel filisteo, para pelear con él; porque tú eres muchacho, y él un hombre de guerra desde su juventud. David respondió a Saúl: Tu siervo era pastor de las ovejas de su padre; y cuando venía un león, o un oso, y tomaba algún cordero de la manada, salía yo tras él, y lo hería, y lo libraba de su boca; y si se levantaba contra mí, yo le echaba mano de la quijada, y lo hería y lo mataba. Fuese león, fuese oso, tu siervo lo mataba; y este filisteo incircunciso será como uno de ellos, porque ha provocado al ejército del Dios viviente. (‭1 Samuel‬ ‭17‬:‭33-36‬ RVR1960)”