Si tus hermanos te venden (te traicionan), aun no es el fin.

José fue vendido como esclavo por sus mismos hermanos y pareciera que este era su fin, sin embargo, Dios estaba con José, y cuando Dios está contigo NADIE puede terminar tu carrera.

Cuando todo se cierra y parece que es el fin, es porque Dios está preparando un nuevo comienzo… una nueva y mejor etapa.

“Mas Jehová estaba con José, y fue varón próspero; y estaba en la casa de su amo el egipcio. Y vio su amo que Jehová estaba con él, y que todo lo que él hacía, Jehová lo hacía prosperar en su mano. Génesis 39:2-3”