“No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo. Gálatas 2:21”

Justicia: es la posición en la cual estamos limpios ante Dios, como si nunca hubiésemos pecado.

Muchos creyentes asocian Justicia con una lista de reglas que de ser guardadas les hace sentir justos. El problema es cuando se rompe una de estas reglas, pues esto traerá un sentimiento de culpa.

La Verdad: Nosotros fuimos hechos Justos (no por las reglas que guardamos, sino) por lo que Cristo logró en la Cruz. Entonces como esto está fuera de nuestro alcance, tampoco está a nuestro alcance mantener esa Justicia por nuestras reglas.

Solo nos queda reposar en la Fe de lo que YA es nuestro y que gratuitamente nos fue imputado.