Apóstoles realizan muchas maravillas en Jerusalén Hechos 5:12-16

12 Y por la mano de los apóstoles se hacían muchas señales y prodigios en el pueblo; y estaban todos unánimes en el pórtico de Salomón.
13 De los demás, ninguno se atrevía a juntarse con ellos; mas el pueblo los alababa grandemente.
14 Y los que creían en el Señor aumentaban más, gran número así de hombres como de mujeres;
15 tanto que sacaban los enfermos a las calles, y los ponían en camas y lechos, para que al pasar Pedro, a lo menos su sombra cayese sobre alguno de ellos.
16 Y aun de las ciudades vecinas muchos venían a Jerusalén, trayendo enfermos y atormentados de espíritus inmundos; y todos eran sanados.

Es muy claro ver que la unidad (v.12) produce un ambiente de oportunidad para milagros. También vemos que como resultado de la demostración del poder de Dios, gran número de personas vinieron a Cristo (v.14).

Los milagros son parte importante en la labor de Evangelismo y esto dentro de la unidad del Espíritu.

Continuemos hoy en un ritmo de milagros. En el nombre que es sobre todo nombre. Jesús. Amén.