Esta semana comenzamos tu y yo con una actitud de expectación, sabiendo que cada situación que se presente ES una oportunidad para un milagro.

“Respondió Jesús: No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él. Juan 9:3”

Si crees “TODO es posible. ¡Dime que lo crees!