¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? Rom 8:31

Dios está de tu lado. No porque te lo hayas ganado o porque tu perfecto comportamiento lo haya persuadido a ponerse de parte tuya.
El está de tu lado porque así lo decidió.

Sí, El estuvo airado con nosotros en un tiempo, por causa del pecado que nos separaba de El, pero en la Cruz, Dios vertió su ira sobre su propio hijo.

Jesucristo tomó nuestro lugar y desde entonces tenemos paz y acceso al Padre, y no solo eso… Dios está complacido con nosotros, no por nuestro esfuerzo u obediencia, sino por la obediencia(Fil 2:8) de Cristo  (quien tomó nuestro lugar).

Vive confiado(a) HOY… Dios está de tu parte.