Es fácil que nos angustiemos tratando de defender a Dios y a su obra. Aunque la intensión es noble, no se nos olvide que Dios se sabe defender Él mismo.
El Señor es fuerte guerrero; el Señor es su nombre. (Éxodo 15:3 LBLA)