¿Donde estan los que te acusan?

Eres libre porque quien te acusaba ya fue quitado.

Era la LEY quien te acusaba.

“Mas el pecado, tomando ocasión por el mandamiento, produjo en mí toda codicia; porque sin la ley el pecado está muerto. Romanos 7:8”

Al igual que la mujer que fue sorprendida en el acto… y los que la acusaban (los fariseos – “LA LEY”) tuvieron que irse, así también quien te acusaba a tí (LA LEY), ya NO está. Y Cristo te dice: ¿Donde estan los que te acusan? ¿Ninguno te condenó? … Ni yo te condeno… (Jn8:10-11)