Fue por SU obediencia que fuiste salvo… no por la tuya.

“Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno los muchos serán constituidos justos. Rom 5:19”