Jesús Sana a un hombre ciego y mudo que estaba poseído por un demonio 
(Mateo 12:22-23, Lucas 11:14)

Todas las personas que presenciaron el milagro cuando Cristo Jesús sanó a un hombre ciego y mudo se preguntaron: “¿Será éste el Hijo de David?”

22 Entonces fue traído a él un endemoniado, ciego y mudo; y le sanó, de tal manera que el ciego y mudo veía y hablaba.
23 Y toda la gente estaba atónita, y decía: ¿Será éste aquel Hijo de David?

Los milagros prueban que Jesús es quien él dice ser.
Gracias Señor. Tu eres nuestro Dios y Rey. En Jesús. Amén.