Jesús Sana a una mujer enferma por 18 años 
(Lucas 13:10-13)

Un sábado cuando enseñaba en la sinagoga, Jesús liberó de su enfermedad a una mujer que había estado encorvada durante 18 años. En el momento en que Jesús le puso las manos encima, ella se enderezó y comenzó a glorificar a Dios.

No importa por cuanto tiempo ha sido tu padecimiento. Quizá el haber padecido tanto te hace pensar que ya no hay esperanza, pero nunca es muy tarde para Dios.

Señor, te pido restaures esperanza en este día en la vida de aquel (aquella) que ha padecido por tiempo. En el nombre de Jesús.