Jesús sana al sirviente del centurión

Jesús sana al sirviente del centurión
(Mateo 8:5-13, Lucas 7:1-10)
—Señor, no merezco que entres bajo mi techo. Pero basta con que digas una sola palabra, y mi siervo quedará sano. Mt 8:8
Un centurión le pidió a Jesús por medio de intermediarios que sanara a su sirviente. Cuando Jesús se dispuso a ir, el centurión expresó que no se sentía digno que que Jesús entrara en su casa. Al saber esto, Jesús curó al sirviente sin verlo y alabó al centurión por su gran fe.
Con solo una palabra de la boca del maestro puedes ser sano(a).
Hoy oro para que él cure tus heridas. En Jesús. Amén.


Red de Desarrollo Bíblico™

Estudia desde la comodidad de tu hogar. Cursos en Liderazgo, Teología y Vida Cristiana, para aquellos que aman el alimento sólido.

Haz click aquí para más información sobre los cursos.
Respaldados por la Escuela de Liderazgo Internacional™ y la Facultad de Teología Latinoamericana™.


Up Next:

Jesús Sana a un leproso

Jesús Sana a un leproso