Ecclesiastes capítulo 9 verso 11:
“Me volví y vi debajo del sol, que ni es de los ligeros la carrera, ni la guerra de los fuertes, ni aun de los sabios el pan, ni de los prudentes las riquezas, ni de los elocuentes el favor; sino que tiempo y ocasión acontecen a todos”.

No es de los elocuentes el favor.

Dios te ama y el te usa independientemente de tus habilidades porque él es el que puede todas las cosas, no nosotros. No es por nuestra habilidad, es por la misericordia de Dios.
El quiere usarte, él quiere que tu le sirvas y no está pidiendo nada especial solamente que de corazón tú quieras servirle.