No somos policías doctrinales

Sí, hemos sido llamado a “DEFENDER” la sana doctrina, pero NO estamos llamados a “ATACAR” a todo el que cree diferente a nosotros, ni aún en el nombre de la apologética.

Tres cosas que suceden cuando usted vive tratando de corregir a todos.

1- Usted está estableciendo que su conocimiento es por encima de otros. Usted está bien, y ellos están mal. Esto trae ORGULLO RELIGIOSO.

2- Usted se está sentando en la posición de JUEZ, este lugar solo le corresponde a Dios.

3- Esto producirá amargura en tu vida. Vivir corrigiendo todo el tiempo a otros, con el tiempo produce amargura (la poca tolerancia y paciencia con otros, muestra que hay escasez de AMOR, y esto produce descontento interior).

Entonces como podemos saber ¿Cual es la actitud sana y balanceada?

Muy fácil.

– Defender nuestras convicciones: ¡Sí!

– Atacar a quien tiene convicciones diferentes: ¡No!

Dos consejos sanos

1- Mantengámonos firmes en la sana doctrina

Pero tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina. Tito 2:1

2- No contendamos en nuestras diferencias

Recuérdales esto, exhortándoles delante del Señor a que no contiendan sobre palabras, lo cual para nada aprovecha, sino que es para perdición de los oyentes. 2 Timoteo 2:14

 
     

JA Pérez
JA PérezSoy esposo de una mujer sabia, y padre de tres hermosos tesoros. Amo escribir y viajo el continente sirviendo gente en labores humanitarias y festivales que traen esperanza a sus vidas (vea en qué estoy trabajando en este momento). Invierto bastante tiempo observando los retos que enfrentan individuos y familias en nuestra América, y en respuesta he escrito varios libros y sostengo seminarios donde expongo principios e ideas prácticas para solucionar estos retos. Leer más.
Únase a nuestros 382071 amigos en facebook.

Suscríbete

Suscríbete a mi carta periódica y recibe reflexiones, pensamientos y artículos, además de libros y material gratis para edificar tu vida espiritual.
 

Mi correo electrónico es...

 


No spam. Se puede borrar cuando guste.