La oportunidad de servir a Dios es como un tren. Una vez que pase ya no te puedes subir.

No esperes que te rueguen pidiendo tu ayuda en ese próximo proyecto, toma TU la iniciativa y envuélvete.

¡Cambia de actitud!
¡Ayuda!, y hazlo “con todo fervor… Neh 3:20”