Nuestra inversión determina lo que amamos.

NO diga que ama algo si no está dispuesto(a) a invertir en ello.

Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón. Mateo 6:21