“Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados Colosenses 2:13”

Nosotros no tuvimos que probar nuestro interés de venir a Cristo, tampoco tuvimos que limpiarnos y portarnos bien para que Dios nos aceptara.

El nos aceptó (nos salvó) estando muertos en pecados. Eso es Gracia. Algo que nos nos merecíamos y no podíamos hacer nada para ganarlo… y nos fue dada solo por Dios en su infinita misericordia decidió hacerlo.