En el antiguo testamento existían los oficios de REY y SACERDOTE por separados. En el nuevo pacto, los creyentes somos Reyes y Sacerdotes a la vez. (Ap 1:6 )