Dios trabaja en Estaciones. Salir de una estación y entrar en otra te renueva y produce y fresco gozo. No tengas miedo moverte especialmente si sabes que ya el arrollo se secó en tu presente estación.