Su PRESENCIA es más dulce que la miel.
Gracias Espíritu Santo!!!