“Y dijo: Por eso os he dicho que ninguno puede venir a mí, si no le fuere dado del Padre. Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él. Dijo entonces Jesús a los doce: ¿Queréis acaso iros también vosotros? Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. Juan 6:65-68”

Tres cosas aquí:

  1.  Jesús sabe quiénes son de él (v.65)
  2. Jesús te da la oportunidad de no seguirlo (v.67) y…
  3. Solamente en él hay salvación (v.68)

Solamente El tiene palabras de vida eterna.