100 Días de Milagros

Introducción
Entremos en un ritmo de milagros. Atrévete a creer a Dios por lo imposible. Aquellas cosas que no tienen solución humana, que están fuera de tu alcance resolver. Sea necesidad espiritual, física, emocional o material.
Dios tiene buenos planes para tu vida y él tiene el poder para desatar sobre ti una visitación sobrenatural donde su mano es real en tu vida.
La historia enseña que él hizo grandes milagros en el pasado y de la misma manera que lo hizo, lo puede hacer otra vez, porque él no cambia, en él no hay mudanza ni sombra de variación, él es el mismo ayer, hoy y siempre.
Le invito a viajar conmigo en esta jornada que cambiará nuestras vidas, donde comenzaremos a disfrutar las riquezas de su gloria, todo el gozo y seguridad que él nos ofrece en este nuevo pacto, en un fluir sobrenatural, experimentando un Dios real y presente en medio de nuestras circunstancias y retos.
¡Comencemos Hoy!
————————-

1- El Milagro de la creación.

Creación del universo, incluyendo plantas, animales y seres humanos (Génesis 1-2) Dios comienza nuestra historia sobrenaturalmente. La creación es un milagro. Dios hizo todo de la nada. Esto es algo que no se puede explicar mediante leyes físicas o cálculos matemáticos y ecuaciones naturales.
De la nada hizo el universo, los planetas, las estrellas, el sol, la luna, las galaxias e hizo la tierra y formó a la raza humana con la misma sustancia que ya había creado y sopló vida en nosotros.
La vida es un milagro.
En este día damos gracias a Dios por el milagro de la vida. Por el aliento de vida que Dios puso en nosotros. Porque podemos vivir, y disfrutar de todo lo que él ha puesto a nuestro alrededor, comenzando con nuestros seres queridos. Gracias Dios en el nombre de tu hijo amado Jesucristo.
En este día, recibe tu milagro. Cree, pues para el que cree, nada es imposible.

“Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible. Mateo 17:20”