“Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas. Mateo 6:24”

Me temo que el “amor a las riquezas” y el “éxito personal” vengan antes que el “amor por las misiones y la expansión del reino” en la iglesia moderna.

¿Le ha hablado su Pastor de lo que son las misiones?

¿Apoya su Iglesia algún ministerio misionero?… o, todo se consume para adentro ¿…?