“Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan? Mateo 7:11”

La tradición nos ha enseñado que Dios nos castiga con escasez y problemas para enseñarnos lecciones.

Amigo. Es la voluntad de Dios bendecirte con “buenas cosas”… solo tienes que pedir. Esa es la condición, “a los que le pidan”.

¿Qué quieres tu para tu hijo? ¿Acaso no quieres lo mejor? También nuestro Padre quiere lo mejor para nosotros “sus hijos”.