Unos muchachos que se burlaban de la persona del profeta, recibieron una maldición de Eliseo en nombre del Señor. Dos osos descuartizaron a 42 de estos jóvenes

Después subió de allí a Bet-el; y subiendo por el camino, salieron unos muchachos de la ciudad, y se burlaban de él, diciendo: ¡Calvo, sube! ¡calvo, sube! Y mirando él atrás, los vio, y los maldijo en el nombre de Jehová. Y salieron dos osos del monte, y despedazaron de ellos a cuarenta y dos muchachos. De allí fue al monte Carmelo, y de allí volvió a Samaria. 2 Reyes2:23-25 


Como dije anteriormente, no todos los milagros benefician al recipiente. Hay milagros que traen el respeto y temor de Dios y aunque vivimos en una dispensación de Gracia, Dios sigue siendo juez y no puede ser burlado. De la misma manera que estos jóvenes se burlaron del profeta, dice la palabra en Gálatas que “Dios no puede ser burlado”… y esto lo escribió Pablo, (el mensajero de este nuevo pacto para los gentiles).

Señor, hoy reconocemos tu poder soberano para hace como a ti te parezca. Tu estás en control de la vida y de la muerte y das ambas a quien tu quieres y las recoges según el antojo de tu voluntad. Entendemos que es por pura misericordia que no hemos sido consumidos y te damos gracias por Jesucristo quien llevó sobre él mismo tu ira para librarnos a nosotros de ella. Gracias. En Cristo Jesús. Amen.