“Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz Efesios 5:8”

Como dije ayer. Ya hemos comenzado a caminar en su luz, desde el día en que vinimos a Cristo, y por la eternidad cuando el Cordero de Dios iluminará con su gloria la Santa Ciudad de Dios.

Pablo nos exhorta a que “andemos como hijos de luz”.

Esto es posible debido a que ya Dios nos ha hecho “hijos de luz”. Cuando tu crees lo que ya Cristo ha logrado por ti y comprendes tu identidad en el Señor, caminar en la luz no es un sacrificio más una delicia que trae gozo bueno para disfrutar.