Nuestra lumbrera eterna
JA Pérez Julio 13, 2012

“La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que brillen en ella; porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera. Apocalipsis 21:23”

De la misma manera que Cristo “El Cordero de Diós” ha ya comenzado a alumbrar nuestra vida, desde el día en que fuimos “traspasados de las tinieblas a su reino”… así también seremos alumbrados por la eternidad en la Santa Ciudad de Dios.

Ahí, Dios personalmente alumbrará toda la Ciudad con su gloria.

Por supuesto, la luz en que caminamos ahora no se puede comparar en nada con la luz de su resplandor en la Santa Ciudad. El mismo Cristo (el Cordero) es nuestra lumbrera eterna.

Diga: ¡Amén!

 

 
     

JA Pérez
JA PérezSoy esposo de una mujer sabia, y padre de tres hermosos tesoros. Amo escribir y viajo el continente sirviendo gente en labores humanitarias y festivales que traen esperanza a sus vidas (vea en qué estoy trabajando en este momento). Invierto bastante tiempo observando los retos que enfrentan individuos y familias en nuestra América, y en respuesta he escrito varios libros y sostengo seminarios donde expongo principios e ideas prácticas para solucionar estos retos. Leer más.
Únase a nuestros 381653 amigos en facebook.

Suscríbete

Suscríbete a mi carta periódica y recibe reflexiones, pensamientos y artículos, además de libros y material gratis para edificar tu vida espiritual.
 

Mi correo electrónico es...

 


No spam. Se puede borrar cuando guste.