“Y David se angustió mucho, porque el pueblo hablaba de apedrearlo, pues todo el pueblo estaba en amargura de alma, cada uno por sus hijos y por sus hijas; mas David se fortaleció en Jehová su Dios. 1 Samuel 30:6”

Una de las cosas más difíciles y angustiosas que puede pasar un líder es perder la admiración y el respeto de aquellos a quienes ha ministrado por tiempo.

Y esto puede ser una posibilidad pues mientras las cosas marchan bien, y a todos les va bien, es muy fácil aplaudir y ensalzar… pero en el día en que se pierde el botín… cuando la gente no recibe lo que quiere o espera… aquellos mismos que un día te aplaudían, puede ser que ahora te quieran apedrear.

Y en ese día, ¿a quien vas a ir para que te de ánimo y te consuele?

David, no tenía a nadie que le alentara y/o le levantara el ánimo, sin embargo, él conocía la fuente de su poder. El, por sí mismo, fue y se “fortaleció en Jehová”.

Dice la NTV… “Pero David encontró fuerzas en el Señor su Dios.”

La traducción “The Message” dice: “David strengthened himself” que traducido es: “David se fortaleció a sí mismo”.

Llega el momento en que tendrás que fortalecerte tu solo(a) y no depender de nadie… solamente del Señor tu Dios.