“Fue el número de los días que David habitó en la tierra de los filisteos, un año y cuatro meses. Y subía David con sus hombres, y hacían incursiones contra los gesuritas, los gezritas y los amalecitas 1 Samuel 27:7-8”

Viviendo en tierra de enemigos, David continuó su lucha contra otros enemigos…

No peleaba al lado del pueblo de Israel, pero desde puntos diferentes su batalla era la misma.

Tu y yo. Aunque seamos miembros de diferentes organizaciones, tengamos diferentes culturas y vengamos de diferentes trasfondos… nuestra batalla es la misma. Diariamente enfrentamos las mismas pruebas, los mismos obstáculos…

Enfretamos lo mismo aunque quizá desde diferentes puntos de vista.

“No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar. 1 Corintios 10:13”