El deseo de ser servidos es un acto de arrogancia. Dios nos ha llamado a servir.

Cuando viene la soberbia, viene también la deshonra; Mas con los humildes está la sabiduría. Proverbios 11:2