“En cualquier casa donde entréis, primeramente decid: Paz sea a esta casa. Y si hubiere allí algún hijo de paz, vuestra paz reposará sobre él; y si no, se volverá a vosotros. Lucas 10:5-6”

El Evangelio es Paz.

Ya hablamos ayer de la manera más básica de hacer evangelismo. Hoy hablamos de Paz.

La Ley de Moisés te mantenía en lucha. Tenías que luchar por cumplir cada precepto, por mostrar justicia en cada esfuerzo y acción. Era un sistema basado en obras (trabajo, esfuerzos).

Bajo el nuevo régimen del Espíritu (Gracia) las cosas han cambiado. En este nueva dispensación, todo está basado en la obra completa y perfecta de Cristo en la Cruz. Su trabajo, su obra fue SUFICIENTE para complacer la demanda del pecado (un sacrificio perfecto). Entonces al recibir a Cristo, podemos reposar, habitar tranquilos, en paz.

“Pero los que hemos creído entramos en el reposo Heb 4:3”