“El hombre vano se hará entendido, Cuando un pollino de asno montés nazca hombre. Job 11:12”

Definitivamente hay cosas que no se pueden cambiar. A veces invertimos mucha energía y tiempo en cosas que no podemos cambiar. Ya sea en el área empresarial cuando queremos hacer que un trabajador sea honesto o en el equipo cuando alguien repite la misma maña después que se le ha avisado varias veces.

Necesitamos discernir las cosas que no se pueden cambiar, y no necesariamente despedir a alguien, a veces todo se puede resolver con limitar acceso y confianza.

Recuerde: Favor es algo que se entrega, Confianza es algo que se gana.