“Las riquezas traen muchos amigos; Mas el pobre es apartado de su amigo. Proverbios 19:4”

Hace poco un pastor joven que está comenzando una iglesia nueva me dijo: “Siento que a la gente no le interesa mucho si tengo para comer o lo que estoy haciendo”.

Le respondí que “en lo poco es así, y mientras más rápido aprendas esto mejor”…

Muy poca gente se interesa por:

1- El desconocido

2- El que está comenzando

3- El que no tiene influencia económica…

y si estás en uno de esos tres grupos, no te resientas o te amargues con la gente porque no te ponen atención… en realidad no es nada personal… Es una regla espiritual a la que todos están sujetos.

“El pobre es odioso aun a su amigo; Pero muchos son los que aman al rico. Proverbios 14:20”

Ahora, si ya no eres desconocido, ya no eres nuevo, o has prosperado financieramente, debes saber que mucha gente se te va a acercar, muchos te van a alagar, y muchos van a buscar tu favor…

Debes discernir las verdaderas intensiones de la gente que se te acerca… y esto es uno de los estragos de la abundancia.