No te fanatices mucho

NUESTRO REINO… NO de este mundo.
Independientemente de su inclinación partidaria (si es que tiene alguna). En este tiempo de convulsión política, la ansiedad y la preocupación pudiera fácilmente afectarnos. Al cabo, hay tantos asuntos morales y socio-económicos en juego, que la misma fibra de una sociedad con principios Judeo-Cristianos parece estar siendo estremecida. Pero ¿hasta que punto es saludable estar envuelto(a) en este proceso de elecciones?

Tres cortos consejos:

1- Ora por los que están en poder (o van camino a poder) aunque te gusten o no. (1 Tim 2;1,2)

2- Ejercita tu derecho a votar como ciudadano. (Prov 28:12)

3- No te fanatices mucho. Recuerda que NUESTRO REINO NO ES DE ESTE MUNDO.

“Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí. Juan 18:36”

 

Up Next:

La oportunidad de servir a Dios es como un tren

La oportunidad de servir a Dios es como un tren